⟞ p r á c t i c a

Trabajo en dos aspectos _de dos formas con una misma técnica :
por un lado, desde mi intimidad, gritando hacia el vacío del cielo ;
por otro, buscando a Cristo, Dios, él amado, aquel al que amo y hacia quién estoy mirando.

La técnica ancestral de la iconografía atraviesa el conjunto de mi trabajo de pintura. Pinto sobre madera, levkas [cola de piel de conejo&blanco de Meudon], pintura de emulsión [huevo&cerveza] con pigmentos y hojas de oro fino. Fabrico este material.

Mis iconos aunque sean decisivamente contemporáneos, proceden también de la tradición y siempre son respetuosos del canon teológico.

Exploro y estudio por medio del dibujo en un trabajo colaborativo con un modelo desnudo.

Busco sobre el vacío, la falta, la noche oscura, el grito, la impotencia, la soledad, la muerte, la vida, el deseo, el sexo y el sexo como origen y marca de una incompletitud, el femenino y el masculino, la mujer y el hombre …

⟞ i c o n o g r a f í a

-Hacer presente el mundo de Dios-

Egon SENDLER, Ícono imagen del invisible :

Es un arte sacro milenario que comprende varias escuelas con sus escrituras y técnicas propias. « El ícono se expresa en el lenguaje de la cultura bizantina-eslava y la espiritualidad del cristianismo oriental. […]

Considerando al ícono, importa guardar presente al espíritu una triple dimensión: el conocimiento científico, el valor artístico, la visión teológica. […] El ícono unifica a los elementos teológicos, estéticos y técnicos para que uno se abra a la visión en la fe y en la meditación.

[…]

Es imagen del invisible, e incluso presencia del Invisible. »

De hecho, « cada ícono es el reflejo de las naturalezas divinas y humanas unidas sin mezclase en la persona de Cristo. »

“Puesto que lo Invisible se hizo visible al tomar carne, puedes ejecutar la imagen de Aquel que vimos.
Puesto que quien no tiene cuerpo, ni forma, ni cantidad, ni cualidad, que supera toda grandeza por la excelencia de su naturaleza, él que, por naturaleza divina, ha asumido la condición de esclavo, se ha reducido a la cantidad y a la calidad y se ha revestido de los rasgos humanos, graba sobre la madera y presenta a la contemplación a quien ha querido hacerse visible.”

Santo Juan Damaceno